¿A punto de contratar un seguro de gastos médicos mayores?

¿A punto de contratar un seguro de gastos médicos mayores?

583f47c3386e1

En México, alrededor de un millón de personas cuentan con un seguro de gastos médicos mayores, lo que representa menos del uno por ciento, en tanto que un 77 por ciento de la población cuenta con la protección de alguna institución de seguridad social.

Si estás a punto de contratar un seguro de gastos médicos mayores, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda comparar antes de firmarlo.

En el país existen 32 compañías que operan el ramo de salud, de las cuales 9 concentran el 90 por ciento del mercado.

En la presentación del primer simulador de Gastos Médicos Mayores, realizado en coordinación de la Condusef con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), es posible conocer las características del producto y también comparar las coberturas y costos para elegir el que más te convenga.

Así es posible conocer los seguros de gastos médicos mayores con cobertura básica y sumar las coberturas adicionales acorde a la necesidad de cada persona. Se debe entender el tema de coaseguro o deducible, así como las formas en que se puede pagar la preexistencia de enfermedades o periodo de espera.

En el simulador de la Condusef es posible encontrar productos individuales o familiares, para hombres y mujeres con edades hasta 40 años y deducibles que oscilan desde los 7 mil 500 pesos a 50 mil pesos.

La contratación de un seguro en promedio puede representar el 9 por ciento del ingreso promedio anual de una persona, pero para las personas con menores ingresos podría representar hasta un 51 por ciento de su ingreso, indicó Di Costanzo Armenta.

Por ello, dijo que en el simulador de gastos médicos mayores será posible comparar antes de contratar, el cual se encuentra ya disponible en la página de Internet de la Condusef, en donde se puede observar que un mismo seguro puede costar desde 11 mil hasta 24 mil pesos.

 

Fuente: El Economista.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *