Las mipymes y las ventajas de la banca digital

Las mipymes y las ventajas de la banca digital

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) son de vital importancia para la innovación y la creación de empleos, principalmente en países en desarrollo como es el caso de México. Sin embargo, este sector encuentra dificultades de financiamiento en el sistema financiero formal, lo cual se atribuye, en parte, a su lento desarrollo. Un reporte de la OCDE de la reunión del G-20 en el 2015 enlista una serie de principios para promover el acceso al financiamiento para las mipymes, destaca dos estrategias fundamentales para impulsar su desarrollo: la inclusión y la educación financiera.

En este contexto, la inclusión financiera es una herramienta que permite reducir la informalidad de las empresas. De hecho, una cuenta transaccional básica para pagos y depósitos es considerada el punto de entrada al sistema financiero formal para las mipymes.

Por lo anterior, se ha buscado que un mayor número de mipymes tengan acceso a productos y servicios financieros a un costo razonable, lo cual se está logrando gracias a la expansión de los canales digitales, como la banca en línea y las aplicaciones (apps). El Foro Económico Mundial y el Banco Mundial reconocen que la adopción de medios electrónicos de pago por parte de las mipymes tiene beneficios para los propietarios (seguridad y acceso a otros productos y servicios financieros), clientes (métodos de pago más rápidos y simples) y proveedores (menor riesgo de traslado de efectivo).

A pesar de dichos beneficios, datos del Censo Económico 2014 levantado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) arrojan que 83% de las microempresas reporta no tener una cuenta bancaria, en comparación con 8.7% de las grandes empresas. Al cuestionar a las mismas sobre las razones por las que no recurren a alguna cuenta bancaria para su operación, 65% considera que no les hace falta.

Lo anterior no nos debe sorprender si consideramos que las mipymes se enfrentan a que el medio de pago más utilizado por la población mexicana sigue siendo el efectivo. De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, 92% de la población adulta en México prefiere pagar en efectivo cuando realiza compras. Además, datos de la Global Findex 2014 muestran que, a pesar de que la mitad de la población mexicana reporta percibir ingresos a través de una cuenta bancaria, una de cada dos retira por completo su dinero en efectivo cuando lo recibe, siendo que en la mayoría de los casos las personas podrían utilizar la tarjeta de débito como medio de pago.

Por otra parte, la inclusión financiera debe estar acompañada de programas de educación financiera enfocados en atender las necesidades específicas de aprendizaje de emprendedores.

Los beneficios de las plataformas digitales del sistema financiero son de gran utilidad para las empresas, ya que a partir de la información de las terminales punto de venta (TPV) se genera una gran cantidad de información sobre el comportamiento de millones de consumidores nacionales y extranjeros, lo que podría mejorar las estrategias empresariales en términos de ventas, ofertas y requerimientos de financiamiento a nivel local y regional.

Actualmente se está conformando un creciente ecosistema de startups que proveen servicios a mipymes, y que en joint ventures con los bancos pueden proporcionar nuevas variables de información a partir de análisis de big data, lo que contribuirá a la mejora de las operaciones de las empresas y de los servicios y productos financieros que los bancos les ofrecen.

De este modo, la constante evolución de la banca digital juega un papel muy importante al expandir la disponibilidad de información sobre las mipymes, lo que permite superar las barreras de información que generalmente enfrentan las empresas de menor tamaño y generar productos financieros específicos y adecuados a sus necesidades.

 

Fuente: El Economista.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *